Aprender con emoción - Centro de Educación Infantil Dolores Ramos
5065
post-template-default,single,single-post,postid-5065,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-25.6,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive

Aprender con emoción

“Educar la mente, sin educar el corazón, no es educar en absoluto” Aristóteles.

Somos seres pensantes pero sobre todo somos seres emocionales, partimos de nuestras emociones y aprendemos de nuestras experiencias.

Emoción, es una palabra que toma protagonismo las primeras semanas de curso, para algunos niños/as se trata de una emoción de alegría, de entusiasmo por ver a sus amigos y compañeros de nuevo. Los niños están contentos y felices por volver a la dinámica escolar, la cuestión es cómo mantener unos estándares óptimos de emoción durante el curso.

Cuando hay emoción, hay motivación. Y cuando hay motivación, hay aprendizaje. La pregunta que debemos hacernos es: ¿Cómo puedo inspirar emoción a mis hijos/as y a alumnos/as?

Supongo que la respuesta es fácil, partiendo de sus intereses y de la escucha activa de nuestros pequeños/as.

El papel del docente recae en proporcionar al alumno/a las experiencias de aprendizaje que favorezcan la motivación y la curiosidad de cada individuo tanto en el plano académico como social.

Por ello, en el centro de Educación Infantil Dolores Ramos trabajamos durante el año a través de Proyectos educativos que fomenten el interés de nuestros alumnos/as pero sobre todo que les emocionen y despierten su curiosidad por el aprendizaje.

Este aprendizaje se debe basar además en la realidad de los niños/as y de las experiencias cercanas que ocurren en su día a día. Desde nuestra experiencia como docentes, podemos firmemente decir que el aprendizaje va de la mano de la emoción tanto de los profesores como de los niños/as. Es un placer como comunidad educativa escuchar sus comentarios cada mañana sobre qué aprendieron el día anterior y sus caras de expectación por lo que vendrá.

Lo más importante de un proyecto educativo es que fomenta el lenguaje expresivo  y las capacidades comunicativas de los niños/as y nos permite a nosotros los adultos aprender de la percepción de los niños/as sobre el mundo. Este intercambio de opiniones implica también varias facetas sociales como puede ser el respeto, el tiempo de espera y la convivencia social y escolar que tanto necesitamos a día de hoy.

Durante los próximos meses, los niños/as de Dolores Ramos aprenderán sobre la historia y la actualidad de su ciudad. A lo largo de este proyecto educativo queremos que los alumnos/as conozcan a fondo la realidad de la ciudad donde viven y de su comunidad. Queremos ofrecerles experiencias reales que tengan significado y trasfondo en su aprendizaje.

Intentaremos fomentar además el pensamiento crítico y la expresión de opiniones, trabajaremos además las herramientas emocionales como la asertividad y la resiliencia dándoles pequeñas responsabilidades en el aula y en la toma de decisiones.

Conocemos el comienzo de un gran proyecto, pero ¿a dónde nos llevarán las ideas de nuestros pequeños? Quien sabe…